Pages Navigation Menu

Grupo de personas de los más variados orígenes y credos residentes en Madrid, con el fin de difundir los valores de la cultura aragonesa desde un criterio abierto y universal

Socios de Honor

Share Button

Logotipo


 

José Galindo Antón

José Galindo Antón

Nacido en Calatayud en 1923. Estudió el bachillerato en esta ciudad y posteriormente en Zaragoza. Obtuvo la licenciatura de Medicina, con Premio Extraordinario, por la universidad de Zaragoza y se doctoró por la de Madrid.

Especialista del aparato digestivo. Publicista y conferenciante, ha participado en diversos Congresos, Simposios y Jornadas principalmente de las relacionadas con su profesión médica. Ha sido alcalde de Calatayud, con breves paréntesis en su mandato, desde el año 1971 hasta 1991. Fue igualmente procurador a Cortes y Diputado provincial.

Consejero del Centro de Estudios Bilbilitanos, institución de la que también fue presidente desde enero de 1964 hasta el mismo mes del año 1971, y consejero de la Institución Fernando el Católico. Ha sido secretario del Patronato del Centro de la UNED en Calatayud y miembro de la Confederación Hidrográfica del Ebro. En esta última ocupa en la actualidad una de las vicepresidencias. Académico de la Real Acacemia de Nobles y Bellas Artes de San Luis desde diciembre de 1981. Obtuvo el Premio San Jorge en el año 1970.

Pepín Bello

José Bello Lasierra (Pepín)

José Bello nació en Huesca el 13 de mayo de 1904, hijo de un ingeniero que era amigo de Joaquín Costa y Francisco Giner de los Ríos, impulsores de la Institución Libre de Enseñanza y promotores de la Residencia de Estudiantes.

Quizá por ello, su vida siempre estuvo ligada a esa institución, ya que a los 11 años estudiaba en la Residencia de Estudiantes, en su sección infantil, y después entró en su sección universitaria para cursar Medicina, estudios que abandonaría en 1928. Allí fue donde se hizo amigo de Luis Buñuel, que se inspiró en él para su película “Un perro andaluz”; de García Lorca -del que decía que ningún artista tuvo su “genialidad, arrebato y subyugación”-, y de Dalí.

“Nos divertimos mucho juntos”, recordaba el mismo José Bello el 30 de mayo de 2007 en la Residencia de Estudiantes durante la presentación del libro “Conversaciones con José ‘Pepín’ Bello” (editorial Anagrama), sus memorias escritas por los periodistas Marc Sardá y David Castillo. José Bello también recibió en vida el homenaje “Ola Pepín” de la Residencia de Estudiantes cuando cumplió los 103 años. Entonces llegó a confesar que tenía de poeta “lo mismo que de marciano”.

Luis Carandell

Luis Carandell

Luis Carandell nació en Barcelona en 1929, fue uno de los principales escritores y periodistas de nuestro país. A los 18 años se trasladó a Madrid, donde estudió Derecho, y posteriormente empezó a trabajar en El Correo Catalán. Eran los años cincuenta y tenía por delante una dilatada carrera que lo llevaría a diversos países como cronista. En 1961 fijó su residencia en Madrid y a mediados de 1968 entró como redactor en la revista Triunfo, donde publicó las secciones Silla de pista y Celtiberia show, cuya recopilación en un libro se convirtió en gran éxito de ventas.

Comentarista, cronista parlamentario y presentador de telediario, Carandell dedicó la mayor parte de su vida profesional al periodismo, trabajando, entre otros medios, en Informaciones, Por favor, Madrid, Diario de Barcelona, TVE, Radio Nacional, la Ser, Viajar o El País. De su obra como escritor, destacan Vivir en Madrid, Los españoles, Se abre la sesión, Vida y milagros de monseñor Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, El santoral de Luis Carandell y Las habas contadas.

José Luis Borau

José Luis Borau

Nació el 8 de agosto de 1929 en Zaragoza, Borau fue director, productor y distribuidor de cine, y dirigió clásicos de la cinematografía española como Tata mía, Furtivos o Hay que matar a B, además de otros títulos como Leo, pero también cultivó otras facetas como las de profesor, escritor e historiador.

Su firma, bien como productor o guionista, figura también en cintas como Un, dos, tres al escondite inglés, de Iván Zulueta; Mi querida señorita (1972), de Jaime de Armiñán; Camada negra (1977), de Manuel Gutiérrez Aragón; o El mono sabio, de Ray Rivas.

Director de cine, guionista, productor, escritor, profesor y actor ocasional, Borau desplegó una gran actividad intelectual como defensor del lenguaje cinematográfico y de los guionistas, hasta el punto de hacer el asunto tema de su discurso de ingreso en la Real Academia, en 2008, donde ocupó el sillón “B”, tras la muerte de Fernando Fernán Gómez.

En 1988 recibió la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes; en 2000, y de nuevo en 2007, la de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas; en 2002, el Premio Nacional de Cinematografía; en 2007, el Premio a los Valores Sociales de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD); en 2008, la medalla de oro de Egeda y del Ateneo. En 2010, Borau recogió el Premio de las Letras Aragonesas.

Agustín Serrano Mata

Agustín Serrano Mata

Nacido en Zaragoza en el año 1939. Hijo de músico y heredero de la vocación paterna se forma pedagógicamente en su tierra natal en sus primeros años con María Luisa Muniesa, se traslada posteriormente a Madrid becado por el Ayuntamiento y la Diputación de Zaragoza, e ingresa en el Real Conservatorio de Música de Madrid y trabaja con Gerardo Gombáu y Enrique Aroca, ingresando posteriormente en la Cátedra de virtuosismo del piano de José Cubiles, con quien termina sus estudios, obteniendo los premios de música de cámara y final de carrera, así en los años 1958 y 1959 el premio nacional de piano “Alonso” de Valencia y el premio internacional de piano de Jaén respectivamente.

Profesor del real Conservatorio de Música de Madrid desde 1979 y pianista titular de la Orquesta Sinfónica de R.T.V.E, ha realizado numerosos recitales por toda España y ha tocado como solista con la Orquesta Sinfónica de Zaragoza y Orquesta Municipal de Valencia, así como con la Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de R.T.V.E, Orquesta Sinfónica de Bilbao, Orquesta Sinfónica de Madrid, Orquesta Sinfónica de Cámara Española, Orquesta Clásica de Madrid, Banda Municipal de Madrid, Orquesta Nacional de México y Orquesta Sinfónica de la Opera de Münster.

En su trayectoria profesional ha actuado en Francia, Alemania, Italia, Portugal, Bélgica, Holanda, Inglaterra, Estados Unidos, México, Brasil, Argentina etc.

Fernando Castro

Fernando Castro

Albacea del legado literario de su hermano mayor Julio Alejandro, al igual que el escritor aragonés fue un gran contador de historias, era asombrosa su capacidad para retener tal cantidad de hechos y anécdotas vividas en primera persona. El valor de su testimonio fue enormemente enriquecedor para la Asociación Conde de Aranda, tratándose de alguien que superó los 91 años con la cabeza intacta.

Aunque nacido en Madrid, siempre se sintió aragonés   como sus hermanos. Desarrolló su labor profesional como secretario de la Cámara de Comercio de Avilés, además de la Junta de Obras del Puerto entre los años 1948 y 1984. Pero también ejerció de agitador cultural de la localidad, llevando al Teatro Palacio Valdés una serie de espectáculos bajo su propia dirección artística. Dirigió la Cabalgata de Reyes y los Juegos Florales. Aficionado al ballet mantuvo estrecha colaboración con Roberto Ximénez y Manolo Vargas, bailarines de la compañía de Pilar López. Escribió argumentos para sus coreografías,  como el “Ballet en dos cuadros” o “Apuntes para la Petenera”. Hizo varias giras con ellos por Europa. Gran entendido y enamorado del teatro mantuvo entrañables amistades en Madrid con autores, actores y directores de primera línea. Acogía en su casa de Avilés a las compañías de gira y les ayudaba en la búsqueda de nuevos contratos.

Tal vez por ser demasiado exigente consigo mismo, o bien porque lo de permanecer en la memoria le daba exactamente igual, lo cierto es que Fernando, caballero de finas maneras, educación exquisita y formación renacentista, eligió un camino más discreto a la sombra de su hermano Julio Alejandro, ayudándole en todo lo que podía como su primer admirador que fue. Eso nos ha permitido contar en la Asociación Conde de Aranda con un conocimiento profundo y de primera mano de la personalidad y de la obra de Julio Alejandro.

Ibercaja Bodegas ENATE Gobierno de Aragón Ateneo de Madrid Comunidad de Madrid